En el 2002 en Mexicali, Baja California un joven empresario estaba convencido de que en México el mercado de cervezas necesitaba evolucionar para que los consumidores pudieran descubrir el abanico de opciones que existen en el mundo de la cerveza. Así fue como Mario llevo su pasión por la cerveza artesanal desde Baja hacia el resto de México y Estados Unidos.